PREPARAR PARA EL FUTURO

Hace días tuve la ocasión de ver un vídeo con una disertación de Luis Razeto Migliaro (filósofo, sociólogo y educador) sobre el futuro de los niños y adolescentes de hoy. Recomiendo su visionado.

Me resulta de especial relevancia pues me permite escribir una última entrada en este blog personal que bien puede ser considerada el colofón a la intencionalidad del mismo en estos meses. ¿Porqué he decidido estudiar magisterio?

¿A cuenta de qué? me interpelaba un amigo docente y compañero de andanzas educativas no formales. Se extrañaba de esta elección formativa a estas alturas de vida. Pues realmente responde a varias inquietudes, necesidades que pueden existir y que identifico como las siguientes:

  • Ser hijo de una generación que surgió de la pobreza, el trabajo y el sacrificio.
  • Ser miembro de una generación con grandes oportunidades que ha podido expandirse en lo personal y colectivo.
  • Ser padre de una generación consentida que no estimula la creatividad, la autonomía personal, ni la solidaridad. Y de la que dependemos para la supervivencia.
  • El futuro estable que todos deseamos no está en manos de los estados, lo está en manos de las personas, las familias.
  • La escuela es esencial para esto, su objetivo debe ser educar trayectorias personales no ser un laboratorio de experiencias emocionales personales.
  • No creo que la solución al paradigma educativo actual deba ser romper con la tradición pedagógica. Como afirma Gregorio Luri la emotividad es importante pero la profesionalidad lo es más.
  • La forma de pensar y actuar va cambiando y entre generaciones hay una brecha de pensamiento notable que educativamente no está resuelta.

Por eso creo que la experiencia adquirida en la educación informal de la familia y la paternidad responsable, junto con la experiencia profesional de la educación no formal en la que los niños se revelan como realmente libres fuera de las tutelas adultas y disfrutan de la educación entre iguales… necesitaba del conocimiento de las bases de la educación formal. De esta forma ver hasta que punto la situación de la educación es tal y como se cuenta, si la sociedad está instalada en un fracaso complaciente al respecto, si el problema está en la citada tercera generación, si para mi puede ser una opción seguir intentando dejar este mundo mejor de lo que lo encontré trabajando por la educación de esta ultimo tramo del ciclo social en el que me ha tocado vivir.

En cualquier caso giro la mirada a la mención que Gregorio Luri hace de las sabias palabras de Solón de Atenas: “Nadie puede considerarse feliz hasta el día de su muerte”, lo que me demuestra que son de gran actualidad las  de Baden Powell (el inventor del posiblemente mejor método de educación no formal) en relación al sentido de la vida: Traten de dejar este mundo en mejores condiciones de como lo encontraron; de ésta manera, cuando les llegue la hora de morir, podrán hacerlo felices”.

Tal vez esto es lo que más pueda haber dejado de lado esta tercera generación que se prepara para el futuro y la propia escuela esté olvidando.

 

Anuncios

CALIDAD EDUCATIVA vs RANKING EDUCATIVO

A lo largo de este cuatrimestre en la asignatura de Educación y Sociedad hemos tenido la ocasión de tomar puntos de contacto con la realidad educativa y sus principales controversias: padres y escuela, leyes educativas, acoso escolar, paradigmas educativos actuales, calidad educativa…

Ha sido de especial interés el seguimiento de noticias que a lo largo de estos meses han ido apareciendo en los medios de comunicación relacionadas con la educación, y su relación de una u otra forma con los temas planteados en la asignatura. Lástima no haber dispuesto de más tiempo para poder abordar y desmenuzar algunos de los temas tratados tanto en clase, como en los trabajos de grupo presentados y como en los escasos debates planteados.

Me gustaría dejar constancia en este blog de uno de los temas tratados en exposiciones de grupo que se abordó de forma parcial. Se trata de la calidad educativa del sistema escolar español.

Al respecto creo que se hace un análisis muy mediatizado y sesgado de la situación. Y creo que el error de base comienza por lo que se pretende entender como calidad educativa, seguido de los sistemas de medida que se emplean. Este error de concepto provoca que todo el debate se centre en la tercera parte no mencionada: el análisis e interpretación de los datos.

Tras haber investigado junto con mis compañeros al respecto del significado del término calidad educativa y haber accedido a datos y análisis oficiales y reputados al respecto, obtengo la conclusión que el sistema escolar español es un sistema de calidad, con garantías y como todo, con posibilidades de mejora.

La visión generalizada de calidad educativa en nuestra país se identifica, demasiado a menudo, con una posición en un ranking. El efecto Pisa ha hecho mucho daño en este país desde hace tiempo. No se trata más que de un indicativo. Y para muestra un botón en la propia universidad: hablamos más del informe Pisa que de los informes del Consejo Escolar de Estado y del Marco Estratégico de Educación y Formación de la UE. La posición en ranking Pisa es sin duda indicativo pero no es concluyente.

La primera pregunta para saber si nuestro sistema educativo es de calidad, debe ser saber donde estamos y saber a que punto queremos llegar. La calidad se mide, de lo contrario no existe. Por tanto lo primero es establecer puntos de partida y de llegada. Sin obsesionarse si debemos imitar el modelo Finlandés, porque ahora que se coloca el modelo asiático en cabeza, tendríamos que dar un nuevo giro y tomar otra referencia. España debe fijarse en como dar la mayor cobertura posible educativa en todo el país y elevar el nivel de todos y cada unas de sus instancias, agentes y usuarios del sistema educativo.

El seguimiento de nuestro sistema escolar se realiza de manera anual y por periodos supranuales, tanto por las autoridades españolas como por las Europeas (nuestro primer marco de referencia fuera de nuestras fronteras, antes incluso que el entorno OCDE). Hay establecidos momentos de medida y diferentes parámetros: tasas de escolarización, idoneidad, repetición, finalización, de abandono… entre otras.

Con esta campo de juego definido y acotado, se obtienen medidas que arrojan datos que podemos (ahora si) evaluar y comentar. La poderosa tasa de repetición en nuestro país no es comentada a nivel general, pero si la puntuación Pisa en ciencias (por ejemplo esta edición que era la temática al respecto). ¿Que nos debe de preocupar más el ranking Pisa en matemáticas o la Tasa de empleabilidad de graduados?

Indudablemente tenemos auténticos “puntos negros” pero nuestro sistema es un sistema de calidad. Y por tanto debemos respetarle, protegerle y mejorarle… sin tenerle ningún tipo de menosprecio frente a otros que , siendo admirables, carecen de vigencia en nuestro país. En Finlandia se puede pasar mucho más tiempo en la escuela sobre todo porque hace mucho frío fuera, hay menos sol, la sociedad no se relaciona en la calle, y se pagan muchos más impuestos que aquí para sostener el sistema. En España se podría disponer de una escuela más abierta y participativa, conciliada con la familia… si hubiese mejores políticas pero si hubiese más sentido cívico del bien y la propiedad común, se construyesen escuelas con aire acondicionado (para poder tener menos semanas de vacaciones en verano), a las familias no les molestase comprar material escolar más que un móvil y se reconociese (y protegiese con ley y medios) al maestro como lo que es, un constructor de personas íntegras para la felicidad propia y de la sociedad. Pero esto se antoja difícil de aceptar en la sociedad española actual.

El abandono escolar y la alta tasa de desempleo entre los titulados españoles, son dos grandes puntos negros que afortunadamente el sistema detecta y que debe trabajar para involucionar. Creo firmemente que se trabaja para ello. Pero me caben dos quejas al respecto que se sustancian en dos ejes prioritarios sobre los que debería trabajar la calidad educativa:

  • La calidad está en manos de la actuación política. La educación es un bien social que no debe estar politizado. Tristemente en nuestro país lo está. Un cambio en este sentido es realmente el inicio del cambio real.
  • La calidad está en manos de la comunidad escolar. Y esta necesita medios. Comenzando por un sistema de selección y formación de la profesión docente de más elevado nivel. Siguiendo por la dotación de medios eficaces materiales en los centros. Pero además de medios se necesita mucho compromiso personal, basado en la vocación. Sin ella todo trabajo será estéril porque nadie da de lo que no tiene y nadie aprende del que no tiene nada que enseñar.

 

 

 

DESCUBRIENDO A VÍCTOR GARCÍA HOZ

Reseña del trabajo sobre Teorías Educativas Personalistas.

VICTOR GARCÍA HOZ  “Calificar con el mismo nivel a todos los alumnos es una injusticia”

 

Biografía:

Nace 30/03/1911. Muere 8/02/1998. Burgalés de nacimiento. Licenciado en Filosofía y Letras.  Primer doctor en Pedagogía en España. Fue maestro en Jaén y en Madrid, donde obtiene la Cátedra de Pedagogía Superior de la Universidad Complutense en 1994. Primer director del Instituto de Ciencias de la Educación, director del Instituto de Pedagogía del CSIC, fundador de la Sociedad Española de Pedagogía y su revista Bordón. Fue académico de la Real de Ciencias Morales y Políticas.

A comienzos de los años 60 crea, junto a otros agentes sociales la institución Fomento de Centros de Enseñanza, institución que agrupa en estos momentos 35 centros de enseñanza por todo el territorio español.

Autor de 14 publicaciones relacionadas con la educación. Entre ellas su tesis doctoral bajo el título: El concepto de lucha en la ascética española y la educación de la juventud como tesis doctoral.

 

Pensamiento:

Víctor García Hoz está englobado en el grupo de autores relacionados con la corriente educativa denominada educación personalizada. Esta teoría inspira en este autor una idea sobre la educación basada en lo que es común a todas las personas y lo que en cada una de ellas es propio. En esta teoría se conjuga por un lado la educación individualizada y la socializada (individuo y sociedad). Por un lado busca poder atender las necesidades humanas del propio individuo y por otro lado saber las necesidades que la sociedad actual demanda. Busca estimular a cada individuo en el camino de la búsqueda de su propio perfeccionamiento y de la responsabilidad de “remar su propia canoa” y para ello utiliza una educación integral de la persona (alma, mente y cuerpo). Apuesta claramente por la cohesión de los tres agentes de la comunidad educativa: padres, profesores y alumnos.

El gran objetivo de la concepción de la enseñanza, que Victor García Hoz llevó hasta la práctica en la promoción de la institución Fomento de Centros de Enseñanza; se basa en estimular al alumno a realizar su propio proyecto de vida, conociendo el entorno que le rodea, identificando y  desarrollando sus capacidades al máximo para desarrollar su autonomía y libertad.

 

Punto de partida:

Existencia de valores universales, objetivos, que están reglados por el concepto de verdad, del bien y de la belleza, propios de la moral natural del hombre y del pensamiento filosófico y antropológico cristiano.

3 grandes principios:

  • Respeto a la singularidad del alumno. Promoción de la individualidad y carácter genuino del cada ser humano.
  • La socialización. Vocación por el compromiso y la acción en la sociedad inmediata.
  • La libertad y la autonomía personal. Espíritu de crítica para saber enjuiciar la vida a la luz de la verdad en sentido universal.

 

Las aportaciones del pensamiento, obras y liderazgo pedagógico en España de Víctor García Hoz son fundamentales para el pensamiento pedagógico actual. Considerar la originalidad de cada individuo por encima de todo, promover la autonomía del alumno para buscar la motivación y así formar la voluntad; la apertura para ser capaz de fusionar los recursos tradicionales con los tecnológicos, utilizar los objetivos para trazar el itinerario del trabajo cooperativo y buscar en la evaluación la mayor trascendencia para el alumno.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

Aguirre Sala, J.F. (2013). El pensamiento de Víctor García Hoz sobre la dignidad del educando. Revista Panamericana de Pedagogía. 20, 101-122

García Hoz, V. (1988). Educación personalizada. Madrid. Ediciones Rialp.

LAS DOBLES GAFAS DEL MAESTRO

Tras leer someramente varias publicaciones sobre la obra de John Dewey propuestas en clase llego a la conclusión que tengo que comprarme unas nuevas gafas. El papel que el maestro tiene como responsable social de la integración del niño en la ciudadanía y a la vez conseguir despertar en el mismo todas las capacidades ocultas que pueda tener, es algo importante y a la vez titánico. Dos formas de mirar la vida, dos gafas diferentes para ver la realidad y ser capaz de fusionarlas en una sola visión.

Parece que he entendido tras la lectura del credo pedagógico de Dewey que el autor propone como credo pedagógico los siguientes axiomas que debería tener presentes como docente:

1- Los instintos y capacidades del niño son el punto de partida del proceso educativo.  Si no tenemos en cuenta los polos de interés del niño todo el posible esfuerzo educativo que realicemos con el puede ser estéril por mi loable que sean entendidos sus principios. Sin conocer sus gustos e intereses la adaptación del niño a la sociedad que buscamos conseguir (para el provecho mutuo) se convertirá en un acto de coacción y podrá dejar secuelas graves en la libertad del individuo. La labor del maestro y su éxito estará en saber interpretar cuales son las equivalencias entre los intereses del alumno y el provecho para el bien social.

2- El progreso es desarrollar nuevas actitudes e intereses. Los conocimientos científicos que seamos capaces de inculcar a los niños les serán de provecho en tanto y en cuanto les sirvan para interpretar y manejar la experiencia que ya han adquirido. Empujando a los niños a adquirir estudios especiales no deja de ser una forma de violentar su propia naturaleza que está basada en la experimentación.

3- El interés es signo de una capacidad oculta. Las emociones que un niño tiene son fruto de acciones, de experimentaciones, vivencias que ha realizado. Imaginar por interés es poner en contacto la capacidad del niño con la experiencia. Del mismo modo dejar modelar el interés por la imaginación puede llevar a la perdida de la referencia que en justicia debe el maestro proporcionar al alumno. Por ello se trata de formar hábitos de acción y pensamiento en relación a lo bueno, a la verdad. Reprimir los intereses es coartar la libertad del niño y debilitar su curiosidad. Lo importante es descubrir la capacidad.

4- La escuela está para producir resultados éticos. La sociedad debe proporcionar al maestro los recursos necesarios para alcanzar su objetivo de formar el carácter individual de los alumnos para provecho social. De esta forma el maestro tiene la función de crear vida social: crear orden social y asegurar el desarrollo de la comunidad. Se convierte así en profeta y  en la puerta del bien, de la verdad… que demuestra la concepción sobrenatural de la persona que Dewey tenía.

Nos parece de interés el visionado de este vídeo para ahondar un poco más en el concepto de la educación promulgado por John Dewey.

EDUCAR TAMBIÉN EN EL TIEMPO LIBRE

Tras ver publicado mi artículo sobre la importancia del tiempo libre en la revista digital El Recreo de esta Facultad de Educación el pasado 5 de abril,  me animé a darle de nuevo difusión entre mis círculos de conversación sobre educación.

Entrando en varias conversaciones al respecto volvimos a alcanzar la conclusión por supuesto de la importancia de este tipo de educación, pero del mismo modo terminamos conversando sobre el calado consumista que las familias le dan a este tipo de educación. Incluso para muchos de ellos la acepción educativa de este tiempo es sustituido por la acepción del ocio. La educación no formal no tiene reconocido la influencia que reporta en el proceso educativo de la persona y más si cabe en la del niño y adolescente.

Puede llegar a abrumar el hecho de que el concepto de educación para muchas familias se reduce al ámbito escolar  e incluso en el ámbito doméstico se reduce a una comprensión de la educación como el proceso de asegurar la crianza en términos de estricta protección.

“Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío” (Confucio)
“Corrige a tus hijos” (Libro de los Provervios)

Aunque escuece hacerlo… es bueno para hijos y para padres. Y sobre esto se podría hacer mucha escuela para padres.

Volvemos a releer el artículo citado y no dejamos de asentir cada una de las premisas en el expuestas sobre la educación del tiempo libre y la influencia que esta tiene en el desarrollo de la persona.  Demasiadas cosas, demasiadas opciones, demasiada información, demasiada velocidad.. para no centrarnos en lo que de verdad importa: la persona.

Por eso es tan importante el tiempo libre, porque en el el niño/adolescente intenta establecer su mundo fuera de las tutelas de padres y profesores (sus referentes de autoridad en esas edades). Juega a ser el mismo. Y en este contexto la falta de encauzamiento no puede sino desviar el crecimiento personal que se inicia y marca en la familia, complementado en la escuela y reforzado en el tiempo libre.

 

MAESTROS DEL SIGLO XXI: ¿TENEMOS BUENA FORMACIÓN?

Aunque no nos guste demasiado la constante comparación con lo que se quiere proponer como referente educativo en la actualidad (modelo educativo finlandés), si hay un detalle del mismo que llama nuestra atención. Y no es otro que el profesorado y su sistema de selección.

Se dice que la Comunidad de Madrid, pionera en eso de la prueba de cultura general a sus futuros maestros que opositan, incurrió en escarnio público al desvelar los resultados de dichas pruebas. El 86% de los aspirantes suspendió esta prueba. Al margen de la posible argucia de la administración en la formula empleada para la corrección, lo cierto es que el efecto mediático de la noticia es demoledor. Han pasado desde esa primera prueba del 2011 ya seis años y la previsión para este 2017 es que la misma sea eliminada del proceso de oposiciones. A ver si nos aclaramos.

Creemos que hay dos puntos de mejora en torno a la figura del profesor que necesitan intervención y que sin ellos realmente cualquier reforma y pacto por la educación no tendrá ningún futuro. Hablamos de motivación y de formación. Y ambas van de la mano.

Lejos de pensar que la motivación es una cuestión estrictamente de presupuesto, hay que ir mucho más allá y entender que el profesor necesita no solo de reconocimiento público de su actividad, necesita seguridad (física y jurídica), necesita tener una estructura  laboral que le permita hacer su trabajo (organigramas de trabajo, corrección y apoyo en recursos humanos), necesita recursos materiales (horario, instalaciones, recursos didácticos adaptados a cada entorno escolar), necesita dedicar su tiempo laboral a lo esencial de su tarea: enseñar, no dedicar un porcentaje elevado de sus horas y de sus horas extras (no retribuidas por cierto) a gestiones administrativas. Todo eso es motivación, no depende del maestro, le viene de fuera, le es impuesto y limita su actividad esencial.

Por otro lado la formación. Tanto previa a su llegada al colegio (universidad) como durante su actividad, es vital en una sociedad y entorno tan cambiante que el profesor viva su desempeño profesional con una actitud de formación permanente. Pero no es menos cierto que para ello se deben dar los recursos necesarios, no solo de oferta de cursos, muchos de ellos insignificantes, sino espacios de tiempo que lo permitan. ¿Cuando puede un profesor acudir a tiempos de formación?.

La educación se empieza mejorando en la familia, en las aulas y luego con las leyes educativas. Una ley educativa no es la solución pero si es necesaria desde luego. La actitud del profesorado ante la formación dice mucho y en ciertas situaciones y sobre todo dada la falta de facilidades para seguir en formación, puede ser entendible si bien no justificable. Lo cierto es que la selección del profesorado es vital para una educación enfocada a éxito. Que la profesión de docente en la actualidad no cuenta con un sistema de formación y seguimiento que asegure la mejor idoneidad posible de los candidatos.

Algo no debe funcionar bien si se dice que las universidades se niegan a subir la nota de acceso porque perderían número de matrículas. Algo no funciona si los profesores recurren a ultima hora a completar horas de formación para poder sumar sesenios. Lo que no cabe duda es que para que esto funcione los profesores deben tener un nivel de motivación y formación constante que hoy por hoy no tienen. Y eso es algo que de no cambiar (y no puede hacerse de un día para otro) por mucho pacto o nueva ley de educación (la enésima) que haya, no permitirá el salto de calidad que el sistema escolar español necesita.

“El maestro debe buscar su continuo crecimiento profesional para un buen desempeño en su quehacer educativo” y esto sin formación y motivación nos parece imposible.

Recomendamos la lectura de este artículo al respecto.

EXPERIMENTAR PARA APRENDER O APRENDER PARA EXPERIMENTAR

Cuando nos hablan de la escuela nueva puede parecer que nos hayamos ante una concepción innovadora y futurista de la educación. Sin embargo es fácil darse cuenta que el término novedoso resulta ser todo lo contrario, una vez que comprobamos que los cimientos de esta concepción de la escuela se remontan hasta el siglo XVIII con personajes como Rousseau, Pestallozzi o Frobel. Debemos entender que la novedad está en poner al alumno en el centro e intentar sacar del mismo lo mejor que lleva dentro (educere), en la experimentación y en el contacto con la naturaleza. Intentando entender a Jonh Dewey no hay más remedio que leerse su obra “Democracia y Educación” para entender los planteamientos de la denominada escuela progresiva que busca una educación integral del alumno.

Me pregunto en cualquier caso, porque se sustrae del enunciado de una “enseñanza integral del individuo” el hecho religioso. Me cuesta entender que estos grandes pedagogos (como tuvimos ocasión de comprobar con Giner de los Rios) planteen el concepto de educación integral de la persona despreciando la dimensión espiritual del hombre. A mi juicio resta en vez de sumar y priva al individuo de un desarrollo realmente integro y total.

El paseo al que se nos invitó el pasado jueves y el consiguiente enfoque experimental con la realidad que rodea al niño, bien colma nuestras intenciones educativas. Sin embargo no deja de ser una auténtica ilusión pues la realidad de nuestro país es muy tozuda.

¿A que se expone un profesor que quiera proponer a sus alumnos un paseo didáctico? problemas económicos, inseguridad, justificación administrativa, incomprensión por parte de sus compañeros… Demasiados dolores de cabeza que van a hacer que el promotor se venga atrás.

¿Porqué es algo que se sigue proponiendo en el aula teórica (universidad) y después de más dos siglos en las aulas reales el planteamiento no existe y en muchas ocasiones es hasta contrario? la respuesta es “fracaso complaciente“. Por parte de todos: padres (mediatizados por el cuidado extremo de sus hijos por parte de otros cuando ellos descuidan el control parental). Profesores (que se entregan a la comodidad frente a la lucha). Administración (que alambica y coarta el sistema buscando resultados cortoplacistas y partidistas).

La escuela nueva no es una opción es una necesidad, pero en la que de verdad el docente pueda entregarse a sacar lo mejor de cada alumno sin cortapisas económicas, administrativas y morales. En esto debe volcarse la escuela pública para acortar la distancia que en ese sentido le saca la escuela privada-concertada. No frenar a los demás sino conseguir acelerar y destacarse en calidad educativa. De ello hay muchos ejemplos en centros públicos que han conseguido establecer y llevar a cabo un proyecto educativo exitoso basado en las premisas de la nueva escuela.

Por mis ascendentes en educación no formal, no puedo estar más de acuerdo con el valor que la naturaleza juega en el proceso educativo del niño y el joven. Seguiremos empeñados en intentar como fusionar aula y naturaleza, intención que cobrará mayor dificultad si la posible escuela de destino fuese urbana. Pero eso ya será otro tema.

El simple paseo del otro día por la ribera del río Tajo nos aportó la idea de emplear el entorno con escolares para un proyecto basado en la recolección de cañas y propuesta de construcción de un puente a escala. Abordando esta figura como un reto de diseño, de mejora de tiempos y coste en la construcción, de cooperación y simbolismo del mismo como elemento de comunicación y encuentro. La idea puede dar para mucho, otra cosa sería llevarla a la realidad, pero esta como otras la guardo en agenda.

Este vídeo nos ha llamado la atención. Todo un ejemplo de escuela en los bosques.