LAS DOBLES GAFAS DEL MAESTRO

Tras leer someramente varias publicaciones sobre la obra de John Dewey propuestas en clase llego a la conclusión que tengo que comprarme unas nuevas gafas. El papel que el maestro tiene como responsable social de la integración del niño en la ciudadanía y a la vez conseguir despertar en el mismo todas las capacidades ocultas que pueda tener, es algo importante y a la vez titánico. Dos formas de mirar la vida, dos gafas diferentes para ver la realidad y ser capaz de fusionarlas en una sola visión.

Parece que he entendido tras la lectura del credo pedagógico de Dewey que el autor propone como credo pedagógico los siguientes axiomas que debería tener presentes como docente:

1- Los instintos y capacidades del niño son el punto de partida del proceso educativo.  Si no tenemos en cuenta los polos de interés del niño todo el posible esfuerzo educativo que realicemos con el puede ser estéril por mi loable que sean entendidos sus principios. Sin conocer sus gustos e intereses la adaptación del niño a la sociedad que buscamos conseguir (para el provecho mutuo) se convertirá en un acto de coacción y podrá dejar secuelas graves en la libertad del individuo. La labor del maestro y su éxito estará en saber interpretar cuales son las equivalencias entre los intereses del alumno y el provecho para el bien social.

2- El progreso es desarrollar nuevas actitudes e intereses. Los conocimientos científicos que seamos capaces de inculcar a los niños les serán de provecho en tanto y en cuanto les sirvan para interpretar y manejar la experiencia que ya han adquirido. Empujando a los niños a adquirir estudios especiales no deja de ser una forma de violentar su propia naturaleza que está basada en la experimentación.

3- El interés es signo de una capacidad oculta. Las emociones que un niño tiene son fruto de acciones, de experimentaciones, vivencias que ha realizado. Imaginar por interés es poner en contacto la capacidad del niño con la experiencia. Del mismo modo dejar modelar el interés por la imaginación puede llevar a la perdida de la referencia que en justicia debe el maestro proporcionar al alumno. Por ello se trata de formar hábitos de acción y pensamiento en relación a lo bueno, a la verdad. Reprimir los intereses es coartar la libertad del niño y debilitar su curiosidad. Lo importante es descubrir la capacidad.

4- La escuela está para producir resultados éticos. La sociedad debe proporcionar al maestro los recursos necesarios para alcanzar su objetivo de formar el carácter individual de los alumnos para provecho social. De esta forma el maestro tiene la función de crear vida social: crear orden social y asegurar el desarrollo de la comunidad. Se convierte así en profeta y  en la puerta del bien, de la verdad… que demuestra la concepción sobrenatural de la persona que Dewey tenía.

Nos parece de interés el visionado de este vídeo para ahondar un poco más en el concepto de la educación promulgado por John Dewey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s