PREPARAR PARA EL FUTURO

Hace días tuve la ocasión de ver un vídeo con una disertación de Luis Razeto Migliaro (filósofo, sociólogo y educador) sobre el futuro de los niños y adolescentes de hoy. Recomiendo su visionado.

Me resulta de especial relevancia pues me permite escribir una última entrada en este blog personal que bien puede ser considerada el colofón a la intencionalidad del mismo en estos meses. ¿Porqué he decidido estudiar magisterio?

¿A cuenta de qué? me interpelaba un amigo docente y compañero de andanzas educativas no formales. Se extrañaba de esta elección formativa a estas alturas de vida. Pues realmente responde a varias inquietudes, necesidades que pueden existir y que identifico como las siguientes:

  • Ser hijo de una generación que surgió de la pobreza, el trabajo y el sacrificio.
  • Ser miembro de una generación con grandes oportunidades que ha podido expandirse en lo personal y colectivo.
  • Ser padre de una generación consentida que no estimula la creatividad, la autonomía personal, ni la solidaridad. Y de la que dependemos para la supervivencia.
  • El futuro estable que todos deseamos no está en manos de los estados, lo está en manos de las personas, las familias.
  • La escuela es esencial para esto, su objetivo debe ser educar trayectorias personales no ser un laboratorio de experiencias emocionales personales.
  • No creo que la solución al paradigma educativo actual deba ser romper con la tradición pedagógica. Como afirma Gregorio Luri la emotividad es importante pero la profesionalidad lo es más.
  • La forma de pensar y actuar va cambiando y entre generaciones hay una brecha de pensamiento notable que educativamente no está resuelta.

Por eso creo que la experiencia adquirida en la educación informal de la familia y la paternidad responsable, junto con la experiencia profesional de la educación no formal en la que los niños se revelan como realmente libres fuera de las tutelas adultas y disfrutan de la educación entre iguales… necesitaba del conocimiento de las bases de la educación formal. De esta forma ver hasta que punto la situación de la educación es tal y como se cuenta, si la sociedad está instalada en un fracaso complaciente al respecto, si el problema está en la citada tercera generación, si para mi puede ser una opción seguir intentando dejar este mundo mejor de lo que lo encontré trabajando por la educación de esta ultimo tramo del ciclo social en el que me ha tocado vivir.

En cualquier caso giro la mirada a la mención que Gregorio Luri hace de las sabias palabras de Solón de Atenas: “Nadie puede considerarse feliz hasta el día de su muerte”, lo que me demuestra que son de gran actualidad las  de Baden Powell (el inventor del posiblemente mejor método de educación no formal) en relación al sentido de la vida: Traten de dejar este mundo en mejores condiciones de como lo encontraron; de ésta manera, cuando les llegue la hora de morir, podrán hacerlo felices”.

Tal vez esto es lo que más pueda haber dejado de lado esta tercera generación que se prepara para el futuro y la propia escuela esté olvidando.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s